25 de julio: un día para cambiar las miradas discriminatorias que estigmatizan a la mujer afrodescendiente

27 años han pasado desde que las mujeres Afrolatinas, Afrocaribeñas y de la Diáspora decidieron hacer visible y reconocer sus luchas y resistencias contra el racismo y el sexismo que las ha sometido desde tiempos inmemorables. A pesar de los esfuerzos reunidos por estas mujeres de 32 países de América Latina, y otras, todavía hoy, los prejuicios generados desde la colonia se reproducen en los ámbitos económico, intelectual, artístico y cultural de una sociedad moderna que las excluye y priva del reconocimiento pleno de sus logros, valores y cultura. Se suele afirmar que todas las mujeres sufren el mismo grado de desigualdad en una sociedad en la que el patriarcado ha regido sobre todo, pero existen marcadas razones para ver que, en realidad, el color de piel, la etnia, el grupo económico o político influye sobre estas desigualdades y las expande en una u otra medida afectando más aún a los colectivos que históricamente han estado sometidos: las mujeres afrodescendientes, herederas de la violencia perpetrada, la hipersexualización, exclusión y vulneración de sus derechos. Es por esto que en este día es necesario parar y pensar ¿Por qué todavía se reproducen estos estereotipos y miradas que juzgan y discriminan?, ¿Por qué este día pasa prácticamente desapercibido por el estado y las instituciones? ¿Está el feminismo tradicional incluyendo las demandas e intereses de las mujeres afrodescendientes como lo hace con la dignificación y autonomización de la mujer burguesa, eurodescendiente y heterosexual? Es necesario crear canales de visibilidad y acciones que impliquen que estos estados e instituciones establezcan compromisos con la eliminación de todas las formas de discriminación y racismo, y que, a nivel institucional, la mujer afrodescendiente sea un tema de prioridad. Es necesario que sus derechos humanos sean promovidos y protegidos, y educar a la sociedad sobre la opresión por género, raza y etnia, por las que pasaron, por las de ahora, pero más aún por las que vendrán.