No nos mires, únete

Hace menos de un año en un viaje a Bratislava con unas amigas durante un free tour, la guía nos explicó una tradición que se celebra el Lunes de Pascua. Este día, los hombres visitan a las mujeres y les azotan con látigos de sauce, donde luego ponen una cinta por cada mujer azotada como signo de virilidad. Por Ana Alonso Marqués Aunque esto parezca impactante, lo más desconcertante de la historia es lo que me respondió la guía cuando le pregunté si a las chicas eso no les molestaba, a lo que ella respondió que dicha tradición les halagaba. Esto, desde mi punto de vista, es un ejemplo claro de lo que sucede en todas las sociedades, ya sea occidentales u orientales, en todas sigue existiendo ese patriarcado y cultura machista que sigue alimentando tradiciones donde se niega el respeto a la mujer.  En la anterior entrada del blog, se describió lo que era la violencia de género como «la negación del respeto debido a una persona y  la coacción física o psíquica ejercida sobre una persona para viciar su voluntad y obligarla a ejecutar un acto determinado». He empezado con esta anécdota por dos razones: en primer lugar, porque Eslovaquia es un país europeo donde siguen existiendo tradiciones como esta  y en segundo lugar, porque demuestra cómo la socialización es esencial cuando se trata de erradicar la violencia de género. Por consiguiente, aunque algunos digan que ya no existe “casi” el machismo, que los “micro machismos” son invenciones o que bien, por el contrario, que el tema ya está visibilizado, seguimos en regímenes conformistas donde la frase “te vas a quedar para vestir santos”,  o el típico “si te tira del pelo es que le gustas” demuestran que aún queda mucho por hacer, sobre todo en la actualidad donde el control ya no únicamente es físico  o psíquico  sino virtual. Poco a poco van saliendo más artículos y denuncias, pero seguimos viviendo en un país donde ocurren presuntas agresiones, como las de los pasados San Fermines, y la víctima no únicamente tiene que superar la agresión, sino el continuo bombardeo de los medios y la realidad virtual, donde sigue habiendo niñas que se graban en Youtube preguntando si son guapas, donde siguen emitiéndose películas en la televisión perpetuando los roles género, donde ser mujer capaz y formada no es garantía de un trabajo acorde a tus méritos, donde “dos tetas tiran más que dos carretas” y como estos, decenas de ejemplos más. Por todo esto, es más que necesaria la educación dirigida a la concienciación y promover una socialización igualitaria, por lo que desde Por Ti Mujer os invitamos a venir este sábado 25 de noviembre a la Estación Norte de Renfe, con motivo del Día Internacional por la Eliminación de la Violencia contra la Mujer. #MiVidaLaControloYo ‪#‎mividalacontroloyo